jueves, 25 de octubre de 2018

¿CÓMO HACER UNA ENTREVISTA PERIODÍSTICA?


LA ENTREVISTA PERIODÍSTICA, EL ARTE DE SABER PREGUNTAR Y ESCUCHAR

La entrevista es en esencia, un diálogo, una conversación que se propicia en un encuentro entre el periodista y su interlocutor, con un objetivo y enfoque previamente definidos para obtener aquella información novedosa e interesante que la audiencia o lectores desean conocer.
No obstante, la entrevista no consiste en sólo transcribir preguntas y respuestas, este es un género del periodismo a través del cual también es posible narrar, describir y enriquecer un tema o la vida de un personaje.

¿Cómo lograrlo?, pues haciendo una correcta selección de la información, los temas, experiencias o anécdotas que recreen toda la escena al espectador como si éste estuviera participando del encuentro.



algunos pasos importantes:

1-conocer: ¿a quién vamos a entrevistar?

2-ESTABLECER EL OBJETIVO DE LA ENTREVISTA PERIODÍSTICA

Como periodistas o entrevistadores es crucial saber de antemano para qué nos estamos preparando, es decir, cuál es el objetivo principal de nuestra entrevista.
Este objetivo es importante, porque así, orientaremos las preguntas hacia la información que deseamos conseguir. 

3-elaborar las preguntas

4-acordar día y horario.

5-realizar la entrevista

Será muy importante grabar la entrevista y  estar atento a las respuestas que nos brinda el entrevistado, ya que  podrían surgir nuevos interrogantes que no habíamos anotado en nuestra lista de preguntas. 


6-REDACTAR Y EDITAR LA ENTREVISTA PERIODÍSTICA

Este es el momento más importante en todo el proceso de elaboración de la entrevista, porque es cuando nuestro trabajo como periodistas y escritores se debe ver reflejado por medio de una construcción narrativa, que describa de forma interesante al personaje, al ambiente, el tiempo y el espacio.
Para esto será necesario seleccionar entre las preguntas y respuestas, las más concretas, que aporten información, novedad y valor a los lectores. Eliminar la información repetida o que no aporte nada interesante.
De igual modo, elegir las frases o comentarios más claves del personaje o personajes, para transcribirlas entre comillas, respetando en lo posible sus expresiones, tono, voz y demás particularidades del lenguaje.
Por último, recordemos antes de comenzar a escribir, planear la estructura de la entrevista, la cual dependerá del tipo que sea: informativa, personalidad, perfil o interpretativa. 
Por lo general, se comienza con unTÍTULO, sigue una PRESENTACIÓN: breve biografía del personaje; después se escriben las PREGUNTAS Y RESPUESTAS (lo que constituye el cuerpo textual de la entrevista) y si es posible, se termina con una CONCLUSIÓN.
¡RECORDEMOS!
El éxito de la entrevista periodística dependerá de nuestro desempeño como reporteros y de nuestro talento como escritores, que como buenos artistas del lenguaje, aprenderemos en el oficio: el arte de saber escuchar y preguntar.

...


martes, 25 de septiembre de 2018

EN CARNE PROPIA...



Hambrientos y desahuciados, decenas de miles de víctimas de la crisis política y económica de Venezuela están probando suerte en Brasil, un país cuyo idioma no conocen.




M
uchos llegan débiles a consecuencia del hambre y sin dinero para alojarse en un hotel, para comprar comida o el boleto de 9 dólares hasta Boa Vista, la capital del estado brasileño de Roraima, conocido en los círculos de venezolanos como un lugar que ofrece tres comidas al día. En docenas de entrevistas realizadas a lo largo de cuatro días, muchos dijeron que en el último año no habían tenido más de una comida al día.



Algunos vestían prendas que les venían anchas, tenían la cara demacrada y complicaciones médicas que iban desde niños con sarampión hasta diabéticos sin insulina.

Aunque los venezolanos emigraron en masa en los últimos años, hasta hace poco Brasil había recibido a relativamente pocos. Cientos de miles se fueron a Colombia, pero las autoridades de esa nación, como otras en Sudamérica, están reforzando sus fronteras, y Brasil, donde se habla portugués, se ha convertido para muchos, en la única alternativa.

Ante la imposibilidad de comprar un boleto para tomar un autobús, José Guillén, de 48 años, y su esposa July Bascelta, de 44, decidieron emprender el viaje a Boa Vista de noche, a pie; con sus mellizos de 9 años: Ángel y Ashley; por una carretera rodeada de bosques. “Dios proveerá“, dijo Guillén al  preguntarle cómo se alimentaría la familia durante una travesía que podría tomar cinco días... Tras caminar 6 kilómetros (4 millas), un conductor brasileño paró y aceptó llevarlos hasta Boa Vista, donde la situación es posiblemente más desesperada. Miles de venezolanos viven en las calles de la ciudad. Duermen en tiendas de campaña y en bancos en céntricas plazas, tomaron edificios abandonados o se alojan con docenas de personas más en pequeños departamentos.


“Los niños hoy en Venezuela no piensan en jugar con sus amigos o en lo que querrán estudiar”, en la universidad, dijo Iván Delgado, sentado con sus hijos y su pareja en una tienda. “Se trata más de ¿qué voy a comer hoy?"
Aunque el albergue les ofrece tres comidas al día, las perspectivas de la familia son sombrías. Este árbitro de fútbol sólo ha podido dirigir un puñado de juegos en zonas rurales a las afueras de Boa Vista, los niños no están escolarizados y es difícil imaginar cómo podrían abandonar el albergue.

Las autoridades brasileñas estiman que en Boa Vista viven 40.000 venezolanos. La mayoría llegaron en los últimos meses, ejerciendo una intensa presión sobre el sistema de salud público, las prisiones y las organizaciones de voluntarios e iglesias que soportan la mayor carga cuando se trata de alimentarlos.
Llegan a trabajar por hasta siete dólares diarios en cualquier cosa, desde la construcción a jardinería, lo que tira de los salarios a la baja, señaló la policía. Para muchos, ofrecerse a trabajar por menos dinero no es suficiente: varios de los entrevistados contaron que en muchos lugares les dejaron claro que no contratarán a venezolanos.

El mes pasado, el temor a disturbios violentos se intensificó cuando un pirómano prendió fuego a dos casas llenas con migrantes venezolanos, hiriendo a docenas, varios de ellos de gravedad. Un hombre natural de la vecina Guyana fue detenido y, según la policía, el ataque estuvo motivado por la molestia hacia la comunidad venezolana en la ciudad.

En la Plaza Simón Bolívar, cientos acampan en tiendas o simplemente duermen  sobre el pasto. Cuando llegan camiones con comida, cientos corren hacia ellos, peleándose entre sí para conseguir algo de comida antes de que se acabe. Los ánimos se tensan cuando los hombres acusan a mujeres y niños de aprovecharse para recibir raciones extra.
El gobernador de Roraima declaró el estado de emergencia para liberar fondos para el sobrepasado sistema de hospitales públicos, donde según las autoridades ocho de cada 10 pacientes proceden de Venezuela. El mes pasado, el presidente del país, Michel Temer, canceló su agenda durante el Carnaval para una visita urgente a Boa Vista.
Pero para los residentes, los planes del gobierno federal, que incluyen construir un hospital de campaña en Pacaraima y reubicar a algunos miles en ciudades más grandes, no son suficientes. Entre el 1 de enero y el 7 de marzo de este año, 27.755 venezolanos cruzaron a Brasil desde Pacaraima. 

Brasil, el país más grande de Latinoamérica, tiene una de las políticas migratorias más incluyentes de la región. Los venezolanos pueden cruzar la frontera con apenas una tarjeta nacional de identificación, un salvavidas para muchos que dicen que obtener un pasaporte en su país se ha convertido en una tarea imposible. Muchos inmigrantes sin identificación pueden mostrar un certificado de nacimiento para ingresar si solicitan y obtienen el estatus de refugiado.
Ser declarado “refugiado” puede ser problemático porque este tipo de migrantes no pueden regresar a su país. El presidente, Nicolás Maduro, los ha calificado de “traidores”. Pero muchos dicen que mientras Maduro siga en el poder no tienen razón para volver.

Pese al vertiginoso aumento de la inflación y al colapso de muchos negocios, Maduro se ha negado a permitir la entrada de ayuda humanitaria al país. Niega que haya una crisis.

“La solución de Maduro es que nos comamos unos a otros”, dijo con ironía Diana Mérida mientras lava su ropa en un río de Boa Vista. Diana, de 34 años, dijo que recientemente envió tres dólares a su hija de 16 años y a su hijo de 11, lo que les permitirá comprar algo de arroz. Aunque tuvo que vender café durante tres días para reunir ese dinero, fue más de lo que podría haber ganado como vendedora de ropa en su país.

En la Plaza Simón Bolívar, Kritce Montero estaba sentada con su bebé Héctor, que ahora llevaba pañal y pasó los dos últimos días alimentándose con fórmula (leche maternizada), todo donado por voluntarios.
Han pasado dos días desde que ella y su familia cruzó la frontera en Pacaraima. La primera noche durmieron bajo un árbol en la plaza, pero la segunda alguien le ofreció una tienda por el bebé.
“Al menos aquí puedo alimentar a mis hijos”, dijo Montero. “Aunque viva debajo de un puente, estaré bien si mis hijos tienen comida”.


jueves, 14 de mayo de 2015

Aula Virtual de Sexto Grado: CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN.

Grado: Sexto “A” y  “B”.

Docente: Lic. Pontela, Claudia Elisabet.

Vivimos en una sociedad que está afrontando diversos cambios sociales, tecnológicos y culturales. La escuela no se mantiene aislada de estos acontecimientos. El entorno ha cambiado y la manera de comunicarnos también.
Los maestros deben prepararse para enseñar a niños que ya son nativos digitales, pero que no por ello tienen todas las competencias desarrolladas.
Es por ello que este espacio tiene como primordial propósito que los estudiantes utilicen de manera educativa, segura, crítica y responsable las nuevas herramientas tecnológicas que tienen a su alcance. Los espacios escolares deben ofrecer trabajos que se sumen a las prácticas tradicionales y que lleven al desarrollo y al enriquecimiento de las habilidades de lectura y escritura; se trata, entonces de configurar un entorno y una propuesta pedagógica-didáctica que transforme de alguna manera el rol docente que, a través de las Tic, ahora se propone asistir, acompañar, guiar, mediar, etc.

  Nuestros estudiantes deben ser capaces de lo siguiente:
  • Trabajar las consecuencias que tienes sus actos y sus actitudes virtuales.
  • Aprender a proteger su identidad digital.
  • Sentirse “mirados” y “controlados” por sus padres y sus maestros.
  • Hacer uso de la tecnología, con autonomía, responsabilidad y criterio.
  • Disfrutar de otros tiempos tales como los de salir a jugar con amigos, leer libros, andar en bicicleta, etc., y no estar siempre dependiendo de lo digital y tecnológico.
  • Establecer vínculos reales con sus pares.
  • Apropiarse del nuevo lenguaje digital.

La intención no es incorporar nueva tecnología en el quehacer educativo como un elemento más, sino que se integre a la totalidad del currículum y al proceso mismo que éste supone.

El aula virtual no viene a desplazar a las aulas presenciales sino para conjugarse con apertura  a la participación, interacción, trabajo colaborativo y dinámico, pensando en el beneficio pleno del alumno.

Aprendizajes y contenidos.
Ciudadanía y Participación:
  • Aproximación a la dimensión ética de situaciones conflictivas de la vida escolar y conflictos morales presentes en otras áreas de enseñanzas.
  • Registro y reflexión  sobre temas y problemas éticos.
  • Observación  y análisis de mensajes subyacentes en diferentes soportes del entorno cultural.
  • Incorporación de hábitos de trabajo cooperativo escolar.
Lengua y Literatura:
  • Desarrollo de estrategias de  producción.
  • Distinción de diferentes intenciones en los mensajes de los medios.
  • Análisis de campañas publicitarias.
  • Seguimiento de un tema a través de internet.
  • Comentarios orales y escritos sobre contenidos y producciones realizadas por los demás alumnos.
  • Fuentes de información.
  •  
Escuela Fray Mamerto Esquiú
Monte Maíz – CBA –

Consultas: –  claudiap1966@hotmail.com.ar –  fray_m_esquiu@hotmail.com


Webmaster/Referente TIC: Lic Sonia Rodriguez